Ciudades Patrimoniales

Camagüey

Villa de Santa María del Puerto del Príncipe

Fundada por Diego Velázquez en 1514 en la costa norte y después de sucesivos traslados se asienta definitivamente en el 1528 en su actual emplazamiento al centro de la provincia, la villa de Santa María del Puerto del Príncipe recibió el título de ciudad a finales de 1817. Conocida entre los cubanos como la Ciudad de los Tinajones, en 1903 le fue conferido su nombre de Camagüey, vocablo de herencia aborigen, que es símbolo de resistencia e independencia. Su centro histórico, uno de los más grandes del país con 330,9 hectáreas, atesora edificaciones y monumentos de alto valor histórico, arquitectónico y ambiental, en medio de una trama urbana de singular trazado conformada por manzanas irregulares y edificaciones religiosas de gran porte asociadas a un complejo e inusual sistema de plazas y plazuelas, que embellecen la ciudad, y permanecen conectadas por sinuosas calles y callejones curvilíneos, de franca evocación medieval. Las plazas del Carmen y de San Juan de Dios constituyen en la actualidad los espacios mejores conservados del siglo XVIII. Sus valores arquitectónicos están también asociados a tipologías arquitectónicas domésticas tradicionales, en las que predominan materiales y técnicas de construcción relacionadas con el uso extendido de componentes de barro: ladrillos, losas de piso, tejas y tinajones para guardar agua, así como las cubiertas a varias aguas, las pilastras truncadas, los aleros de tornapunta en las puertas de entrada y los arcos interiores. En 1978, la ciudad de Camagüey fue declarada Monumento Nacional como parte fundamental del patrimonio cultural del pueblo cubano y en 2008 su núcleo más antiguo, conformado por 54 hectáreas, y los cinco espacios que marcaron su origen: el Parque Agramonte, las Plazas del Carmen, de San Juan de Dios, de los Trabajadores y el Parque Martí, fueron declaradas por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad. Ese reconocimiento destacó también la excepcionalidad de un conjunto arquitectónico que conjuga armoniosamente el patrimonio histórico edificado con la recualificación de espacios e intervenciones contemporáneas, constituye además hábitat humano y es representativo de una cultura repleta de leyendas, costumbres y tradiciones. La sabia conjugación de pasado y modernidad y una intensa vida social y cultural que dan fe de sus raíces culturales y su rico patrimonio intangible, hacen del Centro Histórico de Camagüey no sólo un sitio de visita obligada, sino también de peculiar identidad urbana. Sitios de interés: • Casa Natal de Ignacio Agramonte • Casa Natal de Carlos J. Finlay • Plaza de la Revolución.Casa de la Diversidad Cultural • Centro de Interpretación del Patrimonio • Galería de Arte Fidelio Ponce de León • Centro de Convenciones Santa Cecilia

Ver más

Bayamo

Villa de San Salvador de Bayamo

Fundada en 1513 por Diego Velázquez, la villa de San Salvador de Bayamo floreció económicamente en las primeras décadas del período colonial español gracias a las favorables condiciones para la navegación del Río Bayamo y la riqueza de su cuenca. Los méritos históricos de esta ciudad y de sus pobladores, desde la conquista hasta nuestros días, le convierten en símbolo de resistencia aborigen y de rebeldía, de pensamiento insurgente, de lucha por la independencia y de apoyo al movimiento revolucionario cubano en la última etapa de la liberación nacional. En el siglo XIX, Bayamo fue centro de conspiraciones contra el poder colonial español y en 1868 los patriotas bayameses lideraron y protagonizaron el primer estallido nacional independentista. La ciudad pasó a ser la primera capital de la República en Armas; donde se cantó por primera vez el Himno Nacional y fue presentada la bandera que hoy preside las sesiones del parlamento cubano. El heroísmo de los bayameses escribió una de las páginas más trascendentales de la historia patria, cuando en 1869 prefirieron quemar la ciudad antes que entregarla al ejército colonial español. Para la reconstrucción de Bayamo, entre finales del Siglo XIX y principios del XX fueron empleados los códigos arquitectónicos del momento, conformándose una imagen urbana donde conviven armónicamente emblemáticas edificaciones coloniales de altísimo valor histórico con otros inmuebles, fundamentalmente construcciones domésticas, de orden ecléctico o representativos de los estilos art decó, art nouveau y neoclásico que se caracterizan por la simplicidad de sus fachadas y la sobriedad ornamental de los trabajos de herrería. Esta ciudad, tierra natal de próceres independentistas y cuna de la nacionalidad cubana conserva costumbres y tradiciones musicales, culinarias y festivas que junto a los emblemáticos coches de caballo, como socorrido transporte público local, enriquecen y dinamizan su vida cultural. Por sus relevantes valores patrimoniales, y con 130 sitios históricos localizados en su trama urbana, desde el año 1978 el centro histórico de la ciudad de Bayamo ostenta la condición de Monumento Nacional. Sitios de Interés • La Catedral de Bayamo • La Casa de la Cultura "20 de octubre" • Museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes • La Casa de la Trova “La Bayamesa • Museo de Cera

Ver más

Santiago de Cuba

Villa de Santiago de Cuba

Fundada por Diego Velázquez de Cuellar en 1515 al sureste de la isla, la Villa de Santiago de Cuba está ubicada al fondo de la bahía de su propio nombre, en un valle ondulado flanqueado por el macizo montañoso de la Sierra Maestra; en una suerte de anfiteatro natural que determina la relación indisoluble ciudad –paisaje. Como sede del gobierno colonial español, en la otrora villa radicaron sus más importantes funcionarios y las principales dependencias de su aparato administrativo. Desde 1522, el asentamiento original fue elevado al rango de ciudad al trasladarse a su territorio la sede del obispado de Cuba y su catedral. La prosperidad económica inicial de la villa estuvo asociada a la exportación de oro y luego al desarrollo de comercio, aprovechando las ventajas naturales de la cercana bahía. El agotamiento de las reservas de oro, las nuevas rutas de navegación por el Canal de las Bahamas y el establecimiento en 1561 del sistema de flotas y de puerto único, condicionaron un largo período de decadencia que culminó con el traslado oficial de la sede gobierno hacia La Habana en 1607. La ciudad muestra una singular imagen urbana que responde a la relación de su trazado irregular con el accidentado relieve de la zona; determinando la presencia de calles ondulantes, escalinatas y del perfil escalonado de los planos de fachadas. Declarado Monumento Nacional en 1978, el Centro Histórico de la ciudad destaca por una gran variedad compositiva aportada por la coexistencia de edificaciones patrimoniales de múltiples estilos, que gracias a la integración de las obras a las volumetrías existentes, al respeto a la línea de fachada y a la regularidad de los puntales logra conservar un carácter asombrosamente homogéneo. La arquitectura colonial santiaguera da fe de una incuestionable capacidad de adaptación al clima, la topografía y la sismicidad del territorio, y su evolución tipológica permite apreciar una influencia estilística que transitó por lo morisco, lo barroco y lo neoclásico. A ella le sucedieron valiosos exponentes del eclecticismo, el art nouveau, el art decó y la arquitectura industrial que valorizan el entorno urbano. Santiago atesora dos sitios inscritos en el catálogo del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO: el Castillo de San Pedro de la Roca y el paisaje arqueológico cafetalero del sudeste cubano. También conserva la Tumba Francesa, declarada Patrimonio Intangible de la Humanidad por esa organización. Famosa por sus fiestas populares y la hospitalidad de su pueblo, reconocida como la cuna del son, la trova, el bolero, la guaracha, la conga y otros géneros musicales, Santiago es también la Ciudad Héroe, símbolo de rebeldía nacional y marco físico de trascendentales acontecimientos históricos en la lucha por la liberación definitiva. Su Cementerio de Santa Ifigenia, Monumento Nacional desde 1979, guarda sagrado sepulcro a los más próceres y más preclaros hijos de la Nación. Sitios de Interés: • Castillo de San Pedro de la Roca • Los paisajes arqueológicos de las primeras plantaciones de café • Santuario Nacional de la Virgen de la Caridad del Cobre • Santa Ifigenia: Cementerio patrimonial de Santiago de Cuba • Parque Baconao • El corredor patrimonial Las Enramadas • La Zona Monumental 26 de Julio • El Paseo marítimo

Ver más

Baracoa

Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa

Fundada en 1511 por los colonizadores españoles, la villa primada de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa está ubicada en el llamado Caribe antillano, en un puerto de la región nororiental de la provincia de Guantánamo y posee un impresionante patrimonio natural donde destacan los macizos montañosos que le resguardan, sus ríos de cristalinas aguas, la exuberancia, y el endemismo, de su flora y su fauna, que le confieren una belleza paisajística sin igual. Con justica, el almirante Cristóbal Colón bautizó en su diario de navegación al sitio que dio origen al asentamiento fundacional como “la más hermosa cosa del mundo”. Sin embargo, la consolidación de imagen urbana de la villa, que había sido primera capital y sede del obispado de la isla, no se produjo hasta la segunda mitad del siglo XIX, cuando el auge bananero en la región generó un período de franca bonanza económica. Poseedora de una arquitectura urbana esencialmente ecléctica, con predominio de edificaciones bajas de un solo nivel que evocan no sólo la tradición hispánica en casas de patio en arrimo y techos de tejas rojizas, sino también la influencia caribeña en casas de madera sin patios, separadas por jardines perimetrales, Baracoa cuenta también en sus zonas rurales con un fundamento edificativo vernáculo de tradición aborigen. Sin las suntuosas edificaciones que caracterizan otras villas cubanas, el Centro Histórico de Baracoa atesora significativos valores patrimoniales que le hicieron merecedor de la declaratoria de Monumento Nacional en 1978. El trazado lineal de su trama urbana, su sistema de plazas triangulares, la presencia de construcciones militares heredadas de un sistema defensivo colonial y la homogeneidad tipológica y volumétrica de sus edificaciones, le confieren a la ciudad un encanto especial que da fe de sus raíces, de su devenir histórico, de la transculturación y de su singular aportación a la identidad nacional. Sencilla y auténtica, Baracoa conserva platos típicos, tradiciones, ritmos y formas danzarias que permiten revivir cautivantes mitos y leyendas locales. Sitios de Interés: • La Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa • Cruz de la Parra • Fuerte Matachín • El Yunque. • Parque Nacional Alejandro de Humboldt

Ver más